Adaptación lentes de contacto

Las lentes de contacto son un excelente medio para corregir los problemas de visión. El uso de lentes de contacto puede ser incluso beneficioso al eliminar la distancia entre el ojo y la lente evitando distorsiones y manchas manteniendo un campo visual más amplio. Estas lentes cada vez son más cómodas y seguras de usar, pudiéndose utilizar, también, por motivos estéticos. Las lentes de contacto deben elegirse y utilizarse con cierto control y prestando especial atención al periodo de adaptación inicial.

La lente de contacto al adherirse a la superficie ocular, debe adaptarse perfectamente. En caso contrario, se producen molestias, que a la larga pueden causar lesiones y rechazo. Cada cliente tiene sus particularidades, y un mismo tipo de lente se adapta de manera muy diferente a dos personas distintas. Por eso, es fundamental contar con la ayuda de profesionales que nos aconsejen sobre el tipo de lente que mejor se ajuste, y que nos guíen durante el tiempo que los ojos necesitan para acostumbrarse a su uso.

Este proceso de adaptación es necesariamente importante cuando existen enfermedades oculares o cuando se trata de niños pequeños.

Un tiempo de adaptación controlada ayuda a localizar desajustes que puedan ser problemáticos a largo plazo: que la lente se mueva dentro del ojo, que moleste etc. También es fundamental para aprender a manejarlas sin riesgo para la salud ocular, evitando infecciones, tiempos de uso demasiado prolongados, o hábitos que pueden hacer que no sean tan cómodas y seguras como deben ser. Un uso inadecuado de las lentes de contacto pueden poner en riesgo tu salud ocular, e impedir su uso de por vida.

Cita previa

Ir al formulario